“El Castro” es una antigua casa de labranza de unos 400 años de antigüedad, totalmente rehabilitada. Su nombre se debe a que en este lugar hubo, en su día, un castro celta o, más correctamente, un poblado fortificado de la época prerromana: el Castro de La Corona. En excavaciones realizadas sobre 1930 se localizaron restos de la época prerromana (siglo I adC) y de la época romana (siglos I y II).

Manteniendo la identidad propia de la arquitectura de la zona (piedra y madera), hemos intentado ofrecer en nuestra casa todo lo necesario para que nuestros huéspedes se sientan lo mejor posible lejos de la suya.

7 Habitaciones dobles

Todas las habitaciones tienen nombres de ríos asturianos.
Las 7 habitaciones son dobles, con baño privado. Cuentan con TV de pantalla plana, teléfono, secador de pelo, productos de acogida y calefacción.
Cuatro de ellas tienen cama de matrimonio (Esva, Mazo, Navia y Sella). Las otras tres (Deva, Nora y Porcía) son de dos camas . Unas con bañera y otras con ducha de hidromasaje. La habitación Deva se encuentra en la planta baja de la casa y está adaptada a personas con movilidad reducida.

Salón con chimenea

El salón queda dividido en dos partes por una chimenea. A un lado está la zona de televisión con cómodos sofás.

A otro lado, está la zona de lectura con biblioteca en la que se pueden encontrar libros de temática variada. También películas en formato vídeo y DVD. Junto al salón, juegos de mesa para toda la familia.

Siéntanse como en casa y disfruten de su tiempo.

Restaurante

El comedor tiene una capacidad máxima para veinte personas. En él se sirven los desayunos buffet con zumos, frutas, quesos, embutidos, bollería, panes, mermeladas y mantequilla, café o infusiones.

Durante el resto del día, se convierte en un bar exclusivo para los huéspedes de la casa con todo lo necesario para que se encuentren a gusto.

Hidro Club

Donde estaba originalmente la antigua cuadra de la casa, hemos creado un espacio dedicado a la relajación del cuerpo en el agua, con la intención de hacerles su estancia lo más agradable posible. Una piscina de hidromasaje con capacidad máxima para cuatro personas y una cabina hidrosauna con los más modernos sistemas de hidromasaje para las diferentes partes del cuerpo, baño turco (vapor), ducha escocesa (frío y calor), aromaterapia, cromoterapia y todo ello, si les apetece, escuchando música.
La mejor opción para finalizar una jornada de excursiones, turismo activo o playa.

Jardín terraza

Cuando el tiempo lo permite, unas cómodas hamacas y todo el equipamiento necesario ofrecen la posibilidad de gozar del aire libre, tomar el sol y contemplar el entorno donde es muy común encontrar vacas pastando, ovejas o gallinas de granjas cercanas, además de la vegetación de monte que nos rodea.

Disfrute de la vida en una aldea asturiana y …..
Relájese en el paraíso.